sábado, 9 de noviembre de 2013

Desde la ventana del Asilo

DESDE LA VENTANA DEL ANTIGUO ASILO DE CONVALECIENTES

 Fotografía gentileza de Justo Fernández Valverde

En esta fotografía que corresponde a Fiestas del Corpus en Benavente del año 1948, podemos observar un descanso en la carrera del Toro Enmaromado que tradicionalmente (al menos desde el año 1692, fecha desde que podemos documentar esta tradición) se viene celebrando en Benavente. Consiste la misma en correr un astado enmaromado o ensogado por las calles y plazas benaventanas en la víspera de la mencionada festividad. En la imagen podemos observar un rincón de la benavanana Plaza de la Madera, justo en el momento en el que el enmaromado descansa en una de las argollas dispuestas en el recorrido. Los jóvenes corredores atienden expectantes al singular momento, mientras algunos otros se encaraman a los postes de los soportales del edificio más próximo a la escena. Como fondo, a la derecha, se distingue la parte fachada norte de la iglesia de Santa María del Azogue. En el centro se puede reconocer el ya desaparecido y hermoso edificio que perteneciente al doctor Bobillo albergaba en sus bajos una conocida entidad bancaria. Mientras a la izquierda de la imagen se aprecian parte de los edificios que componían el antiguo Hospital o Asilo de Ancianos de San José de Convalecientes.

Es sin duda esta última parte de la estampa costumbrista lo que llama especialmente nuestra atención (siempre en consonancia con el contenido de estas páginas dedicadas a la Semana Santa benaventana y a la temática religiosa de la ciudad). Toda vez que podemos reconocer en ella parte de la fábrica o edificaciones que componían la sede de la mencionada institución caritativa. Así, en segundo plano de la imagen, podemos distinguir a un grupo de ancianos asilados asomados a las ventanas de la benéfica institución que contemplan la escena. Entre el abigarrado o apiñado grupo de espectadores apostados en una de las ventanas, y acompañando a los asilados, creemos distinguir por su tocado, a una de las religiosas Hermanitas de los Pobres Desamparados que regentaban el Asilo.


El Hospital fundado en el año 1685 se componía de varios edificios de muy distinta apariencia, pues parte del mismos habían sido renovados o reformados en los primeros años del siglo XX. Se trataba de una institución benéfica creada, tal y como rezan sus estatutos fundacionales, “para refugio de todos los pobres que salieren de la enfermedad” . Es decir, de aquellos que al ser dados de alta en otros hospitales de la villa no tuviesen donde ser acogidos en su convalecencia.

Las Hermanitas de los Pobres se harían cargo de este antiguo Hospital a comienzos del pasado siglo, transformándolo en un asilo de ancianos desamparados y permaneciendo el mismo en esta ubicación de la Plaza de la Madera (conocida también como Plaza de Onésimo Redondo), y hasta comienzos de la década de los años sesenta, fecha en que se trasladaría la comunidad a las dependencias del Hospital de la Piedad en la Calle de Santa Cruz, y que por entonces permanecían desocupadas.

La instantánea constituye una bella ilustración tanto de tan costumbrista fiesta, así como un testimonio gráfico del urbanismo en Benavente a mediados del siglo pasado, además de una entrañable estampa del antiguo y desaparecido Hospital de San José de Convalecientes de nuestra ciudad

Juan Carlos de la Mata Guerra 

* * * * * * *