lunes, 15 de febrero de 2016

Dos Hermanos Caceros

Dos Hermanos Caceros en el recuerdo

Se enmarca la escena que recoge esta fotografía a la entrada de la Rúa. La imagen puede datarse en la Semana Santa de los últimos años de la década de 1950. Se trata de una entrañable estampa que capta uno de los ritos más singulares de la Cofradía Jesús Nazareno y de su procesión de la mañana del Viernes Santo, como es la “petición de los cazos”.


A la derecha de la instantánea se aprecia el rótulo anunciador de la tienda antigua de los electrodomésticos de Pintado, al igual que el icono publicitario de una conocida marca de aparatos de esta índole que sobresale de la fachada. Se distingue también la entrada o acceso del Gran Teatro y el edificio del antiguo Casino, con su larga hilera de balcones y en los bajos los amplios ventanales del primitivo Café Imperial.

Parece como si la procesión retornará hacia su templo, encaminándose ya por la Rúa, mientras que los dos hermanos cofrades responsables de los cazos petitorios se hubiesen adelantado a la comitiva para solicitar de los transeúntes madrugadores una dádiva o donativo. La instantánea capta un momento, precisamente, en el que hacia la mitad de la calle un grupo de cofrades, vistiendo largas túnicas y dispuestos en filas, preceden a lo que podría ser la imagen, un tanto desdibujada por la distancia, de la Dolorosa. Uno de los hermanos penitentes, situado en el centro del desfile y abriendo la procesión, porta enhiesta la cruz procesional, la cual parece refulgir en el fondo de la instantánea.

En un primer plano posan ante la cámara a rostro descubierto los dos “cofrades caceros” de la hermandad nazarena de por aquellas fechas: Gregorio Tosal y José Rodríguez “Guache”. Tal y como es aceptado, a modo de excepción, dentro de los usos y costumbres procesionales de la cofradía nazarena de Benavente, para el desempeño de estos tradicionales y antiquísimos cargos de solicitar limosna, y que se remontan a los orígenes mismos de la cofradía. De esta inveterada costumbre de pedir limosna durante la procesión nazarena con salvillas y cazos se tiene noticia desde los primeros años del siglo XVIII.

Visten estos hermanos encargados de recaudar la limosna procesional la preceptiva túnica morada y el distintivo cíngulo amarillo de su congregación. Portan en la mano sus respectivos y relucientes cazos para pedir limosna a los fieles que participan o acuden a esta tradicional procesión nazarena del amanecer del Viernes Santo. Constituye sin duda este testimonio gráfico toda una estampa para el recuerdo de estos dos hermanos nazarenos y de las procesiones del Benavente de otra época

Juan Carlos de la Mata Guerra
Fotografía gentileza de José Antonio Rodríguez "Guache"

* * * * * * *

Enlaces:

2 comentarios:

Begoña Rodriguez dijo...

Es curioso, se me hace rara esta foto, es mi abuelo. Creo que no lo llegué a conocer pero mi padre me habló de esta foto en concreto, cuando estuve en el encuentro. Un abrazo.

RVIEJO dijo...

Amiga Begoña, hay otra foto del abuelo "Guache" en esta otra entrada del Blog. Espero que sea de tu agrado.
http://ssantabenavente.blogspot.com.es/2013/01/usos-y-costumbres-1969.html