martes, 1 de marzo de 2016

Las Angustias en 1965

Portando la imagen de las Angustias
una noche de Viernes Santo


La fotografía se enmarca en un tramo de la Calle Zamora, concretamente en los inicios de su descenso desde el Corrillo de San Nicolás. Al fondo se distinguen algunas ventanas del edificio del Doctor Gandarillas, donde dicha calle forma un recodo al hacer un giro en su pendiente. La escena fue captada por la cámara de Foto Peleas, quien tenía su estudio en la parte alta de esta calle (frente a su emplazamiento actual).

La instantánea está datada un 23 de abril de 1965 (con toda probabilidad fue esta la fecha de su revelado), es decir, días después de la procesión del Viernes Santo (16 de dicho mes). Precisamente en aquellos años la procesión del Viernes Santo discurría, partiendo del templo de Santa María del Azogue por la calle de la Rúa, para luego descender por la Calle Zamora hasta el Corrillo de Renueva. Se dirigía a continuación por la Calle Cervantes hasta la Calle Santa Cruz (llamada entonces del General Mola) y por Carnicerías desembocar en la Plaza Mayor. Desde allí la procesión continuaba por Cortes Leonesas para tomar la Calle Herreros y retornar a la iglesia de Santa María.

En la estampa la Virgen de las Angustias luce manto negro, ricamente bordado con motivos florales de hilo de oro, y un traje donado por Soledad González (Solita) y que había sido con el que contrajo matrimonio su madre. Procesiona bajo palio negro y adornada su mesa procesional con diversas y variadas flores, entre las que parecen distinguirse los claveles y las calas. En la instantánea se identifica a algunos de los costaleros, como es Santiago Vaquero Caballero (Vivitas), quien encabeza el banzo de la derecha, al igual que José Gutiérrez Nistal (Pecas), que principia el otro. Flanquean a la imagen con sus farolillos algunas devotas, además de algunos niños que acompañan a sus familiares (incluso no era inusual que alguno de los pequeños se situase debajo de la mesa procesional, siguiendo los pasos y la tradición de su progenitor).

Es esta fotografía otro pequeño fragmento que proverbialmente se rescata del olvido del álbum familiar o de la pequeña caja de latón que guarda y atesora nuestras vivencias y recuerdos familiares. Es de reconocer el particular encanto de estas fotografías en blanco y negro que han quedado para el recuerdo, en este caso como otro testimonio de nuestra Semana Santa.

Juan Carlos de la Mata Guerra
Fotografía gentileza de Santiago Vaquero Colino 

* * * * * * *

Procesión del Santo Entierro
Programas Años 1944 y 1959