miércoles, 18 de octubre de 2017

Semana Santa 1932 - 2

LA SEMANA SANTA EN BENAVENTE DURANTE
LA SEGUNDA REPÚBLICA (2)

VISITAS A LOS MONUMENTOS EN EL JUEVES SANTO DE 1932

El documento que reproducimos se trata de una instancia dirigida a la Alcaldía del Ayuntamiento de la ciudad por parte del Centro de la Juventud Católico-Social de Benavente, solicitando el correspondiente permiso para poder celebrar “como en los años anteriores” la visita a los Monumentos el día de Jueves Santo, tal y “como tradicionalmente se ha venido haciendo”. La instancia está firmada por el presidente de dicho Centro Tomás Otero y por el secretario del mismo C. Allén.

El requerimiento de autorización para la celebración de concentraciones o reuniones de carácter confesional se produce por los gobiernos civiles y en concreto, según confirma este documento, para la tradicional visita a los Monumentos de iglesias y capillas de la ciudad, lo cual se califica formalmente por los propios solicitantes como “acto manifestación”. En este caso la instancia va dirigida a la alcaldía de la ciudad quién deberá informar y cursar dicha solicitud al Gobierno de la Provincia. Las organizaciones laicas católicas están supeditadas administrativamente en lo civil y en sus actividades externas de reunión o manifestación a la autoridad provincial, concretamente al gobernador. Tal y como sucede con las manifestaciones externas de culto en la vía pública, como son las procesiones, y como son en este caso las visitas a los Monumentos del Jueves Santo.

Portada de la Capilla del Convento de Sancti Spíritus
Archivo Fotográfico de Pilar Huerga Mielgo
Publicada en La Talanquera de 2016

Eclesiásticamente se ha de tener en cuenta en primer lugar que Benavente hasta 1953 pertenece a la Diócesis de Oviedo, al igual que numerosos pueblos de la comarca situados a orillas del río Esla, en lo que se denomina Vicaría de San Millán, por tanto durante los años de la República Benavente permanece junto a otras localidades, situadas preferentemente aguas arriba de dicho curso fluvial, y vinculadas a este enclave eclesiástico alejado de la diócesis ovetense que es la mencionada Vicaría. Alejada por tanto de la cabeza o sede diocesana asturiana, goza de una gran autonomía o grado de independencia en muchos asuntos. La Vicaría, que tiene su sede precisamente en Benavente, se encuentra encabezada o dirigida por don José Ordoñez Meléndez. El vicario es además por entonces párroco de la iglesia de San Juan del Mercado. En el plano diocesano por ello Benavente, lógicamente encuadrada en los órganos de la diócesis a la cual pertenece, se encuentra un tanto desvinculada de las organizaciones católicas implantadas en la capital zamorana o en las otras localidades de la provincia, y pertenecientes a otros obispados o diócesis como Zamora, León y Astorga.

En general el eje sobre el que gira la organización y actividad religiosa del laicado lo constituye la Acción Católica, que se coordina con diversidad asociaciones religioso-católicas, y que es el motor impulsor de la actividad confesional con la Junta Diocesana. Entre estas asociaciones, y concretamente en el ámbito local de Benavente, se encuentra la Juventud Católico-Social de Benavente, anteriormente mencionada.


DOCUMENTO 3
SOLICITUD DE PERMISO DEL
CENTRO DE JUVENTUD CATÓLICO-SOCIAL DE BENAVENTE
PARA LA VISITA A MONUMENTOS EL JUEVES SANTO


[Sello:] *CENTRO DE JUVENTUD CATÓLICO-SOCIAL* BENAVENTE

Deseando celebrar como en años anteriores la visita a los Monumentos en el día de Jueves Santo; es por lo que nos dirigimos a Ud. Solicitando el correspondiente permiso para celebrar este acto manifestación como tradicionalmente se ha venido haciendo.-

No dudando de su reconocida amabilidad corresponderá a nuestra petición.

Dios guarde a Ud. Muchos años.
En Benavente a 22 de Marzo de 1932.-

Vtº.Bº. EL PRESIDENTE                    EL SECRETARIO
Tomás Otero                                C. Allén

SEÑOR ALCALDE DEL AYUNTAMIENTO DE BENAVENTE.-
PRESENTE.- 


Juan Carlos de la Mata Guerra
Hermano Cofrade de Jesús Nazareno 

* * * * * * *

Monumentos a visitar el Jueves Santo
Programa de Semana Santa 1930


sábado, 14 de octubre de 2017

Semana Santa 1932 - 1

LA SEMANA SANTA EN BENAVENTE DURANTE
LA SEGUNDA REPÚBLICA (1)

Contexto histórico

El advenimiento de la Segunda República Española va a suponer un periodo de cambios drásticos en el orden religioso a nivel y ámbito general, los cuales constituirán una ruptura con respecto al régimen monárquico anterior y tradicional grado de confesionalidad del Estado. Esta considerable indisposición se manifestará en una fuente de conflictos entre las instituciones religiosas católicas y las nuevas autoridades republicanas.

La aplicación de una nueva legislación y marco de relaciones entre el nuevo Estado republicano y la Iglesia va a suponer en parte la puesta en práctica de una política restrictiva y de distanciamiento con respecto a la llevada a cabo durante la etapa anterior de la monarquía alfonsina. Ello va a conllevar también unos años de cambios e incertidumbres para la Iglesia y sus fieles, que ven con recelo tras las primeras medidas de secularización del recién estrenado régimen republicano y sucesos como la quema de conventos en Madrid y otras provincias acontecidas en mayo de 1931. Estas drásticas reformas con respecto a la Iglesia tendrán su marco de referencia principal en los artículos de la Constitución de 1931 y principalmente en el artículo 26 de misma.


En general estos cambios suponen ciertas restricciones y limitaciones a las manifestaciones de los actos de culto católico. Las procesiones de la Semana Santa del año 1931 se desarrollaron con toda normalidad pues las celebraciones de Semana Santa tuvieron lugar con anterioridad a la fecha de proclamación de la República el 14 de abril de 1931, y por tanto de las medidas que en materia religiosa adoptaría el nuevo régimen político. Las disposiciones y actuaciones en este sentido se producirían a partir del otoño de dicho año. En ocasiones sobre todo durante el “bienio azañista” (diciembre de 1931- septiembre de 1933) los ayuntamientos o sus juntas gestoras prohíben u obstaculizan las exhibiciones externas de culto, alegando entre otras razones la preservación del necesario orden público, ya que dichos actos podrán general ciertos enfrentamientos y tumultos. Un asunto de conflicto entre el poder local y la Iglesia se presenta con motivo de la Semana Santa, cuya celebración constituyen un acto de exaltación llena de exteriorización costumbrista y plena de profundo significado religioso desde tiempos inmemoriales. Tras el paréntesis del llamado “bienio negro” (noviembre de 1933-febrero de 1936), presidido por el centro-derecha, dicha actitud se mitiga en cierta medida, finalmente la situación conflictiva retornará tras las elecciones de febrero de 1936.

A este distanciamiento contribuyeron también algunas disposiciones gubernativas y medidas laicistas. Durante el periodo de la Segunda República será preceptiva la autorización del gobierno civil de cada provincia para la celebración de las procesiones y de otras manifestaciones externas de culto. Por ello los organizadores de las mismas deberán adquirir expresamente el compromiso de preservar el orden público. En cuanto a la representación oficial en las procesiones no podrán aparecer o figurar en el desfile las autoridades civiles, como era secular costumbre en las exhibiciones procesionales durante el régimen monárquico fenecido, solamente podrán hacerlo a título personal e individualmente, sin representatividad u ostentación alguna.


En el conjunto del país estas medidas de tinte jacobino y anticlerical empañaron las reformas globales y positivas que en otros campos fueron emprendidas por la Segunda República, granjeándose con ello la antipatía de amplios sectores moderados de la población. Las reformas emprendidas en el ámbito religioso se abordaron en conjunto de una manera drástica y desacertada, sin la necesaria reflexión serena y madura. Faltó quizá la habilidad y la prudencia necesaria para no herir susceptibilidades o sentimientos y compensar con otras medidas aceptables a quienes pudiesen sentirse agraviados. En Benavente la actitud moderada del alcalde socialista, el maestro Don Alfredo Rodríguez Enríquez, católico confeso, y valorado por su carácter conciliador y dialogante, va a mitigar los efectos de algunas iniciativas impulsadas o actuaciones propiciadas por los representantes más radicales de la izquierda local.


AUTORIZACIONES PARA CELEBRAR LAS PROCESIONES EN LA SEMANA SANTA DE 1932

Presentamos a continuación dos documentos sobre las actuaciones en materia de administración y política religiosa durante la Segunda República en Benavente, los cuales arrojan luz concretamente sobre la organización y celebración de las procesiones de Semana Santa durante los primeros años del régimen republicano, concretamente sobre el año 1932.

DOCUMENTO 1
AUTORIZACIÓN A LAS COFRADÍAS DE LA SEMANA SANTA DE BENAVENTE PARA CELEBRAR SUS PROCESIONES. 1932 


Transcripción del documento

Gobierno Civil de la Provincia de Zamora
Negociado 3º
Número 239
Ayuntamiento de Benavente
Entrada Núm. 224
Negociado S
Fecha 3 del 3 de 1932

Vista una instancia de los presidentes de las Cofradías, de esa ciudad, solicitando autorización para celebrar las procesiones de la llamada semana santa, he acordado acceder a lo que solicitan siempre que Ud. garantice el mantenimiento del orden público y previniéndole que las disposiciones vigentes prohíben la asistencia a estos actos de las autoridades y corporaciones oficiales, con tal carácter, sin perjuicio de hacerlo como particulares, aunque sin ocupar puesto en la comitiva.

Zamora 2 de marzo de 1932
El Gobernador Civil,
(Fdo.) Quintanilla
Sr. Alcalde de Benavente.

DOCUMENTO 2
AUTORIZACIÓN A LA COFRADÍA DE JESÚS NAZARENO DE BENAVENTE PARA CELEBRAR SUS PROCESIONES DE SEMANA SANTA. 1932 


Transcripción del documento

Gobierno Civil de la Provincia de Zamora
Negociado 3º
Número 699
Ayuntamiento de Benavente
Entrada Núm. 319
Negociado S
Fecha 21 del 3 de 1932

Visto un escrito del presidente de la Cofradía Jesús Nazareno, de esa ciudad, solicitando autorización para celebrar las procesiones de la llamada semana santa, he acordado acceder a lo que pide siempre que Vd. garantice la conservación del orden, previniéndole que las disposiciones vigentes prohíben la asistencia a dichos actos de las autoridades y corporaciones oficiales, con tal carácter, pudiendo concurrir como particulares, pero sin ocupar puesto de preferencia en la comitiva.

Zamora 19 de marzo de 1932
El Gobernador Civil,
(Fdo.) Quintanilla
Sr. Alcalde de Benavente


* * * * * * *

Comentario

Los dos oficios que reproducimos y transcribimos proceden del negociado del Gobierno Civil de Zamora y están dirigidos al Ayuntamiento de Benavente. En ellos se comunica a la Alcaldía de Benavente la resolución adoptada por la autoridad provincial en relación con las instancias efectuadas por los presidentes de las cofradías de la Semana Santa de Benavente. Dichas solicitudes tenían como objeto obtener autorización para celebrar las procesiones “de la llamada semana santa”, según literalmente se expresa. Lo cual implica dado el término empleado, cuando menos, un cierto distanciamiento o asepsia con respecto a estas celebraciones por parte de las autoridades gubernativas del momento.

La primera comunicación está fechada en Zamora el 2 de marzo de 1932, mientras que la segunda, que se hace eco de una solicitud del presidente de la Cofradía Jesús Nazareno, de esta ciudad, lleva fecha de 18 de marzo del mismo mes. En estas misivas se informa de la autorización por parte del Gobierno Civil para la celebración de las procesiones, manifestando “acordando acceder a lo solicitado” previa garantía del orden, y advirtiendo que las “legislaciones vigentes” en el momento prohíben expresamente la asistencia a tales actos de las autoridades y corporaciones oficiales, al menos con carácter oficial o representativo. Únicamente se contempla que podrán asistir a título particular, pero “sin ocupar puesto de preferencia en las mismas”. De todo ello se desprende, que era preceptiva la solicitud de autorización de tales actos públicos procesionales de acuerdo con la legislación vigente en el momento dado el carácter aconfesional del régimen republicano.

Los dos documentos o comunicaciones de oficio están suscritos por don Mariano Quintanilla Romero, a la sazón gobernador civil de la Provincia de Zamora, quien había sido designando para tal cargo por don Miguel Maura el 7 de octubre de 1931, responsabilidad que desempeñaría hasta el 16 de septiembre de 1932, fecha en que sería destituido. Había sucedido en el mismo al liberal republicano Juan Lafora García. Quintanilla adscrito al grupo político de la Agrupación al Servicio de la República, formado en su mayoría por intelectuales y profesores, había nacido en Segovia el 22 de noviembre de 1896, siendo por entonces profesor y escritor de reconocido prestigio que había llegado a Zamora como catedrático de filosofía. Formaba parte del círculo de intelectuales conocidos como la “Tertulia de San Gregorio”, llamada así por reunirse en esta antigua capilla segoviana. Ambas misivas u oficios están enviados al Ayuntamiento de Benavente, presidido desde 1931 por el alcalde don Alfredo García Enríquez, maestro de educación muy reputado en Benavente.

Juan Carlos de la Mata Guerra
Hermano Cofrade de Jesús Nazareno

lunes, 9 de octubre de 2017

Santa Vera Cruz 1931

SANTA VERA CRUZ 1931
INVITACIÓN A LAS AUTORIDADES MUNICIPALES A LA PROCESIÓN DEL JUEVES SANTO


El Alcalde Caballero
de la
Cofradía de la Santa Vera Cruz
de Benavente
B.L.M. (*)

a Sr. Alcalde constitucional y corporación y tiene el gusto de invitar á Vd. para presidir la procesión que partirá de la iglesia parroquial de san Juan el próximo día jueves santo á las ocho de la noche. Así mismo le ruega su única cooperación para que una banda de música, asista á los actos como de costumbre.

Aprovecha gustoso esta ocasión para reiterar a V. el testimonio de su consideración más distinguida.
Benavente …. de 193[1] (**)
Ángel Contero

* * * * * * *

Comentario

En el primero de los documentos que reproducimos consiste en una carta-invitación que la Cofradía de la Santa Vera Cruz dirige al Alcalde Constitucional y a la Corporación Municipal de Benavente. Su objeto es invitar a dichas autoridades a la procesión que el Jueves Santo parte desde de la iglesia de San Juan del Mercado. Así mismo a través de dicha misiva se solicita del Ayuntamiento su colaboración para que una banda de música, como de costumbre, asista a dichos actos. La carta va firmada y rubricada por el Alcalde Caballero de la Cofradía, que era por aquellas fechas Ángel Contero.

La comunicación, si bien tiene un carácter protocolario, contiene también una solicitud a la autoridad local. La comunicación no siguió los cauces ordinarios de la correspondencia oficial, pues deducimos que no se entregó vía registro municipal, ya que no incluye fechador de entrada y por tanto no fue incluida, como hemos podido comprobar en el libro registro de entradas de correspondencia del Ayuntamiento en dichos días. En la carta de invitación no figura datación o fecha, sin embargo, sabemos que se entregó con suficiente antelación para ser remitida o enviado el asunto desde la Secretaría del Ayuntamiento intentando fuese abordado en la reunión de la Comisión Municipal Permanente, tal y como se hace constar en nota redactada a mano y a lapicero en la parte superior de la misiva y que dice: Permanente a las 12.

(*) Besalamano. Comunicación breve, que se inicia con las siglas B. L. M., que se redacta en tercera persona y no lleva firma, y se utiliza para hacer un ofrecimiento o una invitación. 

(**) Si bien en la carta primera de las comunicaciones no figura o se consigna completa la fecha de emisión, e incluso no se concreta el año de su expedición, sin embargo, su datación aproximada se deduce por su vinculación a la carta o comunicación de respuesta que la Alcaldía de Benavente formula subsiguientemente, y en la que si se hace constar la fecha de su emisión, lo que refuerza además el hecho de conservarse dichos documentos conjuntamente en el mismo expediente.





El Alcalde de Benavente
Saluda

A su distinguido amigo el Sr. Alcalde caballero de la Cofradía de la Santa Vera Cruz, de esta Ciudad, y después de expresarle su agradecimiento por la atenta invitación efectuada a esta Corporación, tiene el honor de expresarles que no se puede acceder a la petición de banda de música, muy a pesar de la Comisión permanente, toda vez que disuelta la Banda Municipal esta Corporación no dispone de agrupación musical alguna y carece de créditos para esta clase de atenciones.

Heriberto del Olmo Senra

aprovecha esta ocasión para ofrecerles el testimonio de su consideración más distinguida.
Benavente 31 de Marzo de 1931

* * * * * * *

Comentario

Como respuesta a la anterior solicitud, el entonces Alcalde de Benavente don Heriberto del Olmo Senra, con fecha 31 de marzo de 1931, dirige una comunicación o saludo protocolario al Alcalde Caballero de la Cofradía de la Santa Vera Cruz de Benavente, agradeciendo la invitación cursada a su persona y al resto de la Corporación Municipal que preside, y con ocasión de la celebración de la procesión del Jueves Santo. El entonces alcalde de la ciudad le comunica que respecto a lo solicitado y en referencia al acompañamiento musical para dicha procesión, que el consistorio no puede acceder a lo solicitado, entre otras cosas por el hecho de que se encuentra en ese momento disuelta la Banda Municipal de Música, no disponiendo por tanto de agrupación musical alguna, así como de créditos o partida de gasto disponible para acometer dicha “clase de atenciones”.

La carta respuesta a la invitación está datada el día 31 de marzo, Martes Santo, una fecha ya muy cercana al día de la procesión de Jueves Santo. Lo cual dejaba sin duda poco margen de tiempo a la Cofradía organizadora para reaccionar o maniobrar y buscar otra banda o agrupación musical que acompañase a la comitiva procesional, tanto fuera como dentro de la localidad.

La Semana Santa de 1931 va a tener lugar a caballo entre los últimos días de marzo y los primeros de abril, concretamente el Jueves Santo se celebrará el día 2, siendo que días después se producirá un acontecimiento de gran trascendencia y repercusión a nivel nacional y por supuesto local, cual es la proclamación de Segunda República Española, el día 14 de abril.

Para la Semana Santa de Benavente y sus cofradías los años que se avecinan serán tiempos de incertidumbre en que se cuestionarán este tipo de manifestaciones religiosas y tradicionales como efecto de la aconfesionalidad o laicismo del nuevo Estado e incluso hostilidad de algunos de sus sectores políticos y sociales.

Juan Carlos de la Mata Guerra
Hermano Cofrade de Jesús Nazareno

jueves, 5 de octubre de 2017

Después de 115 años...

Noticia en interbenavente.es

La falta de vocaciones pondrá fin a 115 años de las Hermanitas en el Hospital de la Piedad de Benavente
Aunque la decisión se tomó hace 20 años, la marcha de nuestra ciudad de las seis Hermanitas de los Ancianos Desamparados que a día de hoy gestionan la Residencia de Ancianos podría estar bastante próxima 


Desde el mes de octubre del año 1902, la congregación de Hermanitas que siguieron los pasos de su fundadora Santa Teresa Jornet, mantienen viva su obra en nuestra ciudad, ofreciendo los servicios de su Fundación a los ancianos más necesitados, acogiéndoles en sus instalaciones y dándoles una calidad de vida a nivel personal y también espiritual.

En las últimas décadas, como ha venido ocurriendo en otras congregaciones religiosas, las vocaciones han ido decreciendo y la residencias gestionadas por las Hermanitas han tenido que ir sustituyendo sus bajas por personal contratado y también añadir los distintos profesionales que se han ido necesitando, como ha sido el caso del conocido como Asilo de Benavente, en el que actualmente están únicamente seis hermanas, de las cuales cuatro son mayores de 70 años. Junto a ellas trabajan 20 personas contratadas como asistencia, limpieza, enfermería, cocina, médico, etc.

Esta situación ha incrementado mucho el presupuesto económico de estas residencias, que se financian en su mayor parte con las pensiones de los ancianos, aunque tienen que cubrir el déficit que suponen las pensiones más bajas con donativos, y la ayuda que se prestan entre sus otras casas repartidas por España.

“La gente nos ayuda mucho, también los bancos de alimentos y que entre nuestras casas nos ayudamos mucho y compensamos. Tenemos hasta pensiones no contributivas. Nadie paga los 1.150 € que cuesta una plaza, porque solo pedimos la pensión que tiene”, dice la Madre Superiora de Benavente 


La decisión está tomada, según nos cuenta la Madre Superiora, “Nuestro interés es que siga siendo residencia de ancianos, porque tenemos muchas peticiones. Ahora tenemos que decir que no, tenemos 61 ancianos y un edificio tan grande tiene muchos gastos”. Comenta que hace poco tiempo, los Servicios Sociales se han puesto en contacto con ellas para tramitar Ayudas para la Dependencia, que podrían suponer algún nuevo ingreso.

Otro de los problemas con los que se encuentra esta congregación, es la adecuación de sus instalaciones para poder ofrecer mayores comodidades y cumplir los requerimientos en cuanto a número de camas por habitación, servicios, escaleras, etc.. La inversión necesaria es elevada y la congregación no puede asumirla, por lo que están buscando alternativas para que las instalaciones sigan teniendo el carácter benéfico que los Estatutos del Patronato tienen marcado.

La Asociación Mensajeros de la Paz, creada por el padre Ángel García Rodríguez, ha sido una de las que ha visitado esta Residencia para valorar su interés en gestionarla, aunque hasta el momento no parece haber ningún avance en este sentido. Mensajeros de la Paz tiene numerosas Residencias y Centros de Mayores repartidos por toda la geografía nacional y sus fundamentos de gestión podrían coincidir bastante con la congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

“No tenemos un plazo marcado para irnos, será hasta que se solucione, los ancianos son los que más nos duelen, tenemos mucha pena”,

La Madre quiere tranquilizar a todos los afectados, porque la información comienza a divulgarse y existe mucha preocupación al respecto. Nos cuenta que las monjas se reubicarían en otras residencias y los ancianos, “si nadie se hiciera cargo nos los llevaríamos a nuestras casas más cercanas, no quedarían fuera de cobertura y a los empleados habría que indemnizarlos”

miércoles, 4 de octubre de 2017

1928 - Pequeño Noticiero

En el número del semanario benaventano “El Pueblo”, correspondiente al miércoles 11 de abril de 1928, se incluye un artículo, a modo de crónica sobre la Semana Santa, que ha sido publicado en este Blog con el título:



Como complemento también se recogen, además, una serie de comentarios presentados a modo de “pequeño noticiero”, algunos de ellos referentes a lo acontecido en relación con las celebraciones de aquellos días, reseñas que reunidas a modo de anecdotario poseen cierto interés informativo.

Reproducimos en esta página dichas “noticias”, que suscitarían en su día sin duda la curiosidad del lector y que en la actualidad sirven para conocer y recrear el ambiente costumbrista de la época, a la vez que nos descubren aspectos inéditos o desconocidos del desarrollo de la Semana Santa en nuestra ciudad por aquellas fechas.


NOTICIAS SUELTAS


Sermón con desacierto


El orador sagrado que predicó sus sermones durante la Semana Santa pronunció al parecer, durante el desarrollo de uno de ellos, y según señala el semanario en un breve comentario al respecto, cierta inconveniencia que incomodó a los asistentes. Al parecer éste sacó a relucir en uno de sus sermones, los cuales califica el redactor de la noticia de “interminables”, cierto triste suceso acaecido en la villa “hace muchos años”. Desconocemos cual era el “triste suceso” al que se refirió el predicador con desacierto durante su intervención. Lo único que nos señala la noticia es que el público asistente “salió desagradablemente impresionado”.


Conato de incendio el Jueves Santo en la Iglesia de Renueva


Este breve comentario nos participa de un suceso acaecido en la iglesia parroquial de Santa María de Renueva. Relata la breve crónica que los fieles que se encontraban en la tarde del Jueves Santo orando ante el Monumento instalado en dicho templo hubieron de sofocar un conato de incendio. Dicho accidente se produjo, al parecer, al desprenderse un pabilo de una de las luces que Iluminaban el mismo. El fuego se propagó rápidamente al alcanzar algunas de las gasas que adornaban el mismo. La rápida y valerosa intervención de los escasos parroquianos que se encontraban en el templo al finalizar la tarde evitaron que las llamas se extendiesen hacia el retablo que presidía el Altar Mayor, logrando sofocar por tanto el pequeño incendio.


Lunes Santo ventoso


Según se indica en esta noticia del semanario benaventano la Semana Santa se desarrolló en medio de un tiempo desapacible. El fuerte viento reinante durante aquellos días arrancó el lunes un trozo de la cubierta de la cúpula que coronaba la iglesia de Santa María del Azogue. El redactor del semanario conmina a la autoridad municipal a que se efectúe una revisión de la misma. Tal cúpula -a la que se refiere el comentario- deducimos se trata del cupulino o linterna que se alza sobre la torre del templo.

El hecho de que se conmine a la Alcaldía sobre tal suceso colegimos o entendemos pueda derivar o situarse en la posible competencia o responsabilidad del Consistorio en la revisión y mantenimiento de dicha cúpula y reloj. Ello porque además de que dichos desprendimientos de materiales puedan afectar a la vía pública y a los viandantes, se produce la circunstancia de que el reloj que alberga a la cúpula era todavía en la época de titularidad municipal. Hemos de recordar que desde tiempos inmemoriales es el Concejo o Ayuntamiento el titular de dicho reloj, y por tanto el responsable de mantener y reparar tanto el artilugio como la cúpula o linterna que lo aloja.


Escaparates con exposiciones


Con ocasión de la Semana Santa algunos establecimientos comerciales lucen “bonitas exposiciones” para la ocasión. En concreto se menciona en la noticia a dos comercios del ramo textil existentes por entonces en Benavente.

 
Estudiantes en vacaciones
 

El semanario se hace eco de la marcha de los estudiantes benaventanos que habían acudido a la localidad para pasar sus vacaciones de Semana Santa, lo cual sin duda deja un vacío temporal en la vida social de la villa.


Baile el Domingo de Resurrección
 

Según nos participa esta noticia recogida en dicho semanario, con ocasión de la festividad del Domingo de Resurrección tiene lugar en uno de los establecimientos de la ciudad un baile de etiqueta. Al parecer se produjo una escasa asistencia femenina a tal evento celebrado en el Casino del Conde, que era uno de los Círculos o locales de las diferentes sociedades de recreo con las que contaba por entonces Benavente (Círculo de Benavente, Sociedad Católica Obrera, Sociedad Lírica, etc.). Este Casino, llamado así por ser propiedad del Conde de Patilla el edificio donde se encontraba, ocupaba un inmueble contiguo a la Casa Consistorial de la Plaza Mayor, siendo famoso por sus veladas y espectáculos.

Juan Carlos de la Mata Guerra
Hermano Cofrade de Jesús Nazareno

martes, 3 de octubre de 2017

Semana Santa 1928

SEMANA SANTA EN BENAVENTE 1928
Semanario "El Pueblo" (Benavente, miércoles 11 de abril de 1928)


En el número del semanario benaventano “El Pueblo”, correspondiente al miércoles 11 de abril de 1928, se incluye un artículo o crónica sobre la Semana Santa de aquel año. Reproducimos en esta página dicha reseña que posee un interés informativo sobre el desarrollo de la Semana Santa en nuestra ciudad por aquellas fechas.


CRÓNICA DE LA SEMANA SANTA


Canto de saetas

El Miércoles Santo, como esgrime el comentarista, tal vez por la falta de costumbre entre la población, se produce una aglomeración de público ante el establecimiento Café de la Rúa, ya que desde uno de sus balcones se entonó una saeta a la Virgen por la artista conocida como Aicha La Hebrea.

Masiva afluencia al rezo de las Estaciones

En la tarde del Jueves Santo “Benavente entero desfiló por nuestras iglesias y capillas para rezar las tradicionales estaciones”. En la noche, según refiere el semanario, tuvo lugar la procesión de la Cofradía de la Vera Cruz. Como hecho novedoso se produjo el estreno de túnicas por los cofrades, que aportaron a la procesión con su nueva indumentaria gran solemnidad.

Paso de la Sentencia

Por primera vez procesiona y sale a las calles benaventanas el paso de “La Sentencia” en la procesión del Jueves Santo. El paso consta de siete figuras y no lució por no estar bien iluminado, aunque el comentarista del semanario se muestra satisfecho con su reciente adquisición.

Desorganización de filas

En dicha procesión del Jueves Santo que partía de la iglesia de San Juan del Mercado. Según se señala debía ser costumbre por entonces que la procesión se interrumpiese para penetrar los fieles en la iglesia de Santa María. Desde las páginas del semanario benaventano se apunta la necesidad de suprimir la entrada en Santa María, ya que ello obliga a la reorganización de las filas al salir de dicho templo. El comentarista sugiere que se suprima la entrada para evitar tal y preservar el orden.

Al bajar la procesión, suponemos que hacia la Ermita de la Soledad, volvió a cantar la mencionada artista Aicha La Hebrea “produciéndose el mismo alboroto que el día anterior”.

Viernes Santo lluvioso

Según relata la crónica periodística la procesión fue suprimida, a pesar de que cesó la lluvia. Decisión ésta que al parecer merece la crítica y desaprobación, ya que el recorrido con antelación y en previsión de este hecho se había planificado fuese reducido o recortado. Por ello se pregunta el comentarista porqué no salió la procesión al menos por la Calle Alfonso XIII (Calle de la Rúa) y Obispo Regueras (Calle Herreros), tal y como se había acordado.

Domingo de Resurrección desapacible

Las inclemencias meteorológicas incidieron en una menor afluencia de público a la procesión que en otras ocasiones.

Omisión de la procesión nazarena

Nada se indica de la procesión nazarena del Encuentro, celebrada en la mañana del Viernes Santo como es tradicional. Ello, seguramente, porque el redactor de este artículo o comentario no madrugó para asistir a la misma, tal y como es preceptivo.

Juan Carlos de la Mata Guerra
Hermano Cofrade de Jesús Nazareno


* * * * * * *